SÍNDROME DE INTESTINO IRRITABLE(SII) O COLON IRRITABLE

Es un cuadro clínico que se caracteriza por dolor abdominal, cambios del patrón intestinal, afecta al intestino grueso, los signos y los síntomas incluyen cólicos, dolor abdominal, hinchazón abdominal, gases y diarrea o estreñimiento (o ambos), otra definición es definido como un trastorno gastrointestinal con dolor o malestar abdominal que se asocia con un cambio en el hábito intestinal.


SÍNDROME DE INTESTINO IRRITABLE(SII) O COLON IRRITABLE

No se ha identificado una causa especifica, pero existe diferentes anomalías que lo pueden desencadenar están relacionados con la conexión neurología con los receptores del colon, así como trastornos con los niveles de estrógenos, así como trastornos específicos como fibromialgia, enfermedades gastrointestinales, trastornos urológicos, ginecológicos, etc.
Por ello existe un modelo multifactorial que desencadena estos síntomas, que involucre factores fisiológicos, cognitivos y conductuales, por lo cual es el tratamiento de manera integral y determinar las diferentes causas involucradas.
El SII puede ocurrir a cualquier edad, a menudo, comienza en la adolescencia o en los primeros años de la edad adulta, es dos veces más común en mujeres que en hombres y menos probable que comience en personas mayores de 50 años.
Alrededor del 10% al 15% de las personas en los Estados Unidos tienen síntomas de SII, es el problema intestinal más común que hace que las personas sean remitidas a un especialista intestinal (gastroenterólogo).
ANATOMÍA DEL COLON
SÍNTOMAS

La mayoría de las personas tienen síntomas leves, si los síntomas están presentes durante al menos 3 días al mes durante un período de 3 meses o más, se considera Síndrome de Intestino Irritable.
• Calambres y dolores abdominales, que pueden ser cólicos, súbitos, o intermitente.
• Gas, sensación de estar lleno, expulsión aumentada de gases.
• Plenitud, Sensación de estar lleno o saciado, con distensión abdominal.
• Hinchazón o abdomen agrandado.
• Cambio en los hábitos intestinales, puede tener diarrea o estreñimiento, puede alternar síntomas.
• Otros síntomas asociados como dolor de cabeza, fatiga, depresión, ansiedad, dolores musculares y dificultad para concentrarse.
• Urgencia para defecar.
• Sensación de evacuación incompleta.
También puede perder el apetito si tiene, sin embargo, la sangre en las heces y la pérdida de peso involuntaria no son parte del síndrome de intestino irritable, es necesario realizar estudios para descartar patología maligna, infección intestinal u otra causa inflamatoria.
SÍNTOMAS
¿EN QUE MOMENTO DEBEMOS CONSULTAR?

Pérdida de peso, es muy frecuente cuando pensamos en patologías autoinmunes como VIH, neoplasias malignas, como cáncer de colon, recto.
Diarrea nocturna, cuando pensamos en patología inmunodepresiva, en pacientes con quimioterapia, VIH.
Sangrado rectal, mas frecuente en neoplasias malignas, las cuales pueden ser indoloras, un síntoma inicial en la mayoría de las veces el sangrado rectal.
Anemia por deficiencia de hierro, que puede estar relacionada a trastornos de la medula espinal.
Vómitos inexplicables, en tumores gástrico, acalasia, hernia del hiato, etc.
Dificultad para tragar, en trastorno funcional del estómago o esófago.
Dolor persistente que no se alivia al expulsar gases o al defecar, descartar enfermedad hemorroidal, tumores del colon.
CAUSAS

La causa es multifactorial, se encuentran involucrados diferentes entidades como el intestino está conectado al cerebro mediante señales hormonales y nerviosas que van y vienen entre el intestino y el cerebro dichas señales afectan la función intestinal y los síntomas, los nervios pueden volverse más activos durante el estrés, esto puede hacer que los intestinos sean más sensibles y se contraigan más.
Trastornos con los niveles de estrógenos, cuando existe un hiperexitacion de las neuronas que conducen la sensación de dolor, causa aumento de niveles de 17β estradiol, lo que provoca contracciones uterinas y también provocar inflamación y estimulación del colon adyacente.
Contracciones musculares del intestino, el cual puede causar espasmos involuntarios, así como hinchazón, distensión abdominal, gases, dolor abdominal, que so debidos a impulsos nerviosos generalmente involuntarios.
Alteraciones del sistema nervioso, debidas a una falta de coordinación del cerebro e intestino grueso, provocando estimulación a las fibras musculares, que se contraen de manera involuntaria.
Infección grave, en el caso del síndrome de colon irritable puede aparecer después de un episodio grave de diarrea (gastroenteritis) causada por bacterias como Shiguella sp, Salmonella, que modifican la flora intestinal y como virus, como rotavirus, entre otros, que producen inflamación, alteración de la superficie de absorción del colon, lo que provoca diarrea, o episodios de estreñimiento cuando el colon disminuye su movimiento normal.
Estrés a temprana edad, es un factor importante, que contribuye a estimulación de las fibras nerviosas, que generalmente cursa con episodios más frecuentes de colon irritable
FACTORES DESENCADENANTES:

Alimentación, se ha observado mayor número de casos cuyo desencadenante pueden ser las comidas hipercalóricas o las dietas con alto contenido en grasas.
Para otras personas, el trigo, los productos lácteos, las alubias, el chocolate, el café, el té, algunos edulcorantes artificiales, ciertas verduras (como espárragos o brócoli) o las frutas con hueso (como albaricoques) parecen agravar los síntomas.
Otras causas el estrés emocional, la ansiedad, episodios de depresión, contribuyen al aparecimiento de síntomas, así como el uso de medicamentos como laxantes, tratamiento hormonal, por estimulación del estrógeno, puede provocar los síntomas.
COMPLICACIONES

Los episodios que cursan con diarrea y estreñimiento pueden provocar hemorroides con el tiempo, la cual es una complicación, frecuente.
Trastornos depresivos o de ansiedad, desencadenados por el temor a presentar colon irritable, también la alteración de la calidad de vida, cuando los síntomas son persistentes y modifican el trabajo, los estudios, o las relaciones sociales.
DIAGNOSTICO

Se realiza por la evaluación clínica, con ayuda de criterios de Roma, con el cual se identifican los signos y síntomas característicos del colon irritable.
Criterios de ROMA:
Personas que han sufrido dolor abdominal durante 1 día a la semana por lo menos en los últimos 3 meses junto con 2 o más de los síntomas siguientes:
• Dolor relacionado con la defecación.
• El dolor se asocia a un cambio en la frecuencia de las deposiciones (estreñimiento o diarrea).
• El dolor está asociado a un cambio en la consistencia de las heces.
Análisis y pruebas diagnósticas para descartar otras enfermedades, en este caso cuando sospechamos trastornos funcionales del colon o presencia de enfermedades como neoplasias, se toman análisis de sangre, ecografía, colonoscopia, si en algún caso se encuentra anormalidades en estos estudios, tu medico evaluara si es necesario realizar otros estudios.
EN LA IMAGEN SE OBSERVA EL CAMBIO DEL TEJIDO MUSCULAR DEL COLON EL CUAL SE OBSERVA INFLAMADO EN SÍNDROME DE COLON IRRITABLE.
TRATAMIENTO

• Comer una dieta normal y evitar los alimentos que generen gases y los que provoquen diarrea.
• Aumentar la fibra y la ingesta de agua para el estreñimiento.
• A veces, medicamentos para disminuir el dolor y los episodios de dolor que cursan con estreñimiento o diarrea.
• La actividad física regular ayuda a la mayoría de las personas, especialmente las propensas al estreñimiento, a mantener un funcionamiento normal del tubo digestivo.
TRATAMIENTO

Dieta: es mejor comer frecuentemente pequeñas cantidades, en vez de comidas más copiosas y menos frecuentes (por ejemplo, 5 o 6 pequeñas comidas en vez de 3 comidas grandes al día).
Aquellos que tengan sensación de hinchazón e incremento de gases (flatulencia) deben evitar el repollo, brocoli, frijoles enteros y otros alimentos difíciles de digerir.
Algunas personas encuentran alivio de los síntomas del síndrome del intestino irritable al restringir el consumo de alimentos con alto contenido de ciertos carbohidratos como azúcar refinada, de mesa, almidón, yuca, leche (en cantidades grandes como la lactosa), estos se absorben con dificultad y son fermentados rápidamente por las bacterias del intestino delgado, lo que aumenta los gases y el malestar.
Debe restringirse el consumo de sorbitol, un edulcorante artificial utilizado en algunos alimentos, medicamentos y chicles. La fructosa, el azúcar que se encuentra en las frutas, bayas y algunas plantas, debe tomarse solo en pequeñas cantidades. Las personas con SII y que no pueden digerir el azúcar lactosa (lo que se conoce como intolerancia a la lactosa), que se encuentra en la leche y otros productos lácteos, deben consumir productos lácteos con moderación.
Las personas afectadas pueden intentar reducir la ingesta de los alimentos mencionados anteriormente de uno en uno y observar si sus síntomas cambian o bien pueden probar una dieta baja en FODMAP, que restringe todos estos alimentos.
La dieta baja en grasas ayuda a algunas personas, especialmente aquellas cuyo estómago se vacía con demasiada lentitud o demasiada rapidez.
El estreñimiento, a menudo, puede aliviarse tomando más cantidad de fibra y bebiendo más agua, se pueden tomar complementos de psyllium mucilloid con dos vasos de agua, en algunos casos, la flatulencia se reduce con el consumo de preparados de fibra sintética (como la metilcelulosa).
TRATAMIENTO

Fármacos o sustancias
Ciertos laxantes son razonablemente seguros y a menudo eficaces, para las personas con estreñimiento. Entre estos laxantes se incluyen los que contienen sorbitol, lactulosa o polietilenglicol y los laxantes estimulantes, como los que contienen bisacodilo o glicerina, puede aliviar el estreñimiento.

Los anticolinérgicos, como la hiocina bromuro, alivian el dolor abdominal al bloquear los espasmos de los músculos intestinales, sin embargo, estos fármacos causan a menudo efectos secundarios como sequedad de boca, visión borrosa o dificultad para orinar, otros fármacos de uso cotidiano son otilonium, cimetropium, pinaverium, diciclomina y mebeverina.
Los antidiarreicos, tales como el difenoxilato o la loperamida, ayudan a las personas con diarrea, se emplea para algunas mujeres cuya diarrea provocada por el síndrome del intestino irritable no se puede controlar mediante otros fármacos. Sin embargo, dado que se ha asociado con el aumento del riesgo de colitis isquémica, su uso está restringido
El antibiótico rifaximina, principalmente si la causa es por infección intestinal, se puede recetar para aliviar los síntomas de diarrea, hinchazón y dolor abdominal.
Los antidepresivos ayudan a aliviar los síntomas de dolor abdominal, así como la diarrea y la hinchazón en muchas personas, los antidepresivos no solo alivian el dolor y otros síntomas, sino que también contribuyen a aliviar los problemas de sueño, depresión o ansiedad.
Los probióticos(lactobacillus), que son bacterias que ya se encuentran de forma natural en el organismo y promueven el crecimiento de bacterias beneficiosas, pueden aliviar los síntomas del síndrome del intestino irritable, en particular la hinchazón.
CUADRO QUE MUESTRA LAS ALTERNATIVAS DE TRATAMIENTO, SEGÚN LOS SÍNTOMAS PREDOMINANTES
TRATAMIENTO ALTERNATIVO

Posibles tratamientos futuros
Los investigadores están buscando nuevos tratamientos para el síndrome de colon irritable, como por ejemplo el trasplante de microbiota fecal. El trasplante de microbiota fetal, que por el momento se considera experimental, ayuda a recuperar las bacterias intestinales beneficiosas, colocando materia fecal procesada de otra persona en el colon de una persona que sufre de síndrome de colon irritable. Actualmente se están realizando ensayos clínicos para estudiar los trasplantes de materia fecal.
Yerbabuena: los estudios demuestran que, en personas que tienen síndrome de colon irritable con diarrea, una tableta con recubrimiento especial que libera lentamente aceite de yerbabuena en el intestino delgado (aceite de yerbabuena con recubrimiento entérico) alivia la hinchazón, la urgencia, el dolor abdominal y el dolor al defecar.
Reducir el Estrés: Las técnicas de modificación del comportamiento (como la terapia cognitivo-conductual), la psicoterapia y la hipnoterapia (hipnosis) son en muchos casos eficaces para gestionar los síntomas del síndrome del intestino irritable.
PREPARACIÓN PARA LA CONSULTA

Es posible que tu medico te indique el tratamiento inicial, pero si los síntomas no se mejoran, te deriven a un médico que se especializa en el aparato digestivo (gastroenterólogo) o médico internista.
¿Qué puedes hacer?

Ten en cuenta las restricciones previas a la cita médica, como restringir tu dieta, el estrés, así como mantener la ingesta de líquidos normal.
Anota los síntomas que sientas, incluidos aquellos que quizás no parezcan relacionados con el motivo de la cita médica.
Toma nota de cualquier factor desencadenante de los síntomas, como, por ejemplo, ciertas comidas, bebidas, actividad física, como algún agente estresor.
Haz una lista de todos tus medicamentos, vitaminas y suplementos que tomas periódicamente.
Anota tu información médica clave, incluidas otras afecciones.
Anota información personal importante, incluidos cualquier cambio o situación estresante reciente en tu vida.
Escribe preguntas para hacerle al médico.
Pídele a un amigo o a un familiar que te acompañen para ayudarte a recordar las indicaciones del médico.


PREGUNTAS PARA HACERLE AL MÉDICO

¿Cuál es la causa más probable de mis síntomas?
¿Qué pruebas necesito hacerme? ¿Existe alguna preparación especial para estas como ayuno de cuantas horas, ingerir algún medicamento, restringir mi dieta, etc?
¿Qué enfoque de tratamiento me recomienda? ¿Estos tratamientos tienen efectos secundarios y cuales son, como debo identificarlos?
¿Debo cambiar mi dieta?
¿Me recomienda cambios mi estilo de vida?
Tengo otros problemas de salud. ¿Cómo puedo controlarlos durante mi tratamiento?
Si tengo síndrome de colon irritable, ¿cuánto tiempo observare mejoras con el tratamiento que me indicó?
Además de las preguntas que preparaste para hacerle al médico, no dudes en preguntar cada vez que no entiendas algo durante la cita.
¿Qué esperar del médico?

Es probable que el médico te haga varias preguntas, debes estar listo para responderlas puede dejar tiempo para repasar los puntos a los que quieras dedicarles más tiempo.
Preguntas probables:
¿Qué síntomas tienes y cuándo comenzaron?
¿Cuál es la gravedad de los síntomas? ¿Son permanentes u ocasionales?
¿Algo parece desencadenar los síntomas, como los alimentos, el estrés, en las mujeres el período menstrual?
¿Has bajado de peso sin causa justificable?
¿Has tenido fiebre, vómitos o sangre en las heces?
¿Has tenido un estrés importante, dificultades emocionales o un evento importante recientemente en tu vida?
¿Cuál es tu dieta diaria habitual?
¿Alguna vez te han diagnosticado una alergia a los alimentos o intolerancia a la lactosa?
¿Tienes antecedentes familiares de trastornos intestinales o cáncer de colon?
¿En qué medida dirías que los síntomas afectan tu calidad de vida, como las relaciones personales o tu capacidad para desempeñarte en la escuela o en el trabajo?

¿QUÉ PUEDES HACER MIENTRAS TANTO?

Mientras esperas la cita con el médico:
Pregunta a los integrantes de tu familia si a algún familiar le diagnosticaron enfermedad intestinal inflamatoria o cáncer de colon.
Comienza a notar la frecuencia con la que ocurren tus síntomas y cualquier factor que parezca desencadenarlos, si también afectan tus actividades diarias, tus relaciones con las demás personas.

Referencias

https://www.intechopen.com/books/5435
https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/irritable-bowel-syndrome/symptoms-causes/syc-20360016
https://www.msdmanuals.com/es/hogar/trastornos-gastrointestinales/s%C3%ADndrome-del-intestino-irritable/s%C3%ADndrome-del-intestino-irritable
https://www.worldgastroenterology.org/UserFiles/file/guidelines/irritable-bowel-syndrome-spanish-2015.pdf
Harrison. Principios de medicina interna - 19 edición, volumen 1, by Dennis L. Kasper & Anthony S. Fauci & Stephen L. Hauser & Joseph Loscalzo, capitulo 352, páginas de la 1965 a 1970, año 2016.

NOTA: Los artículos mostrados en el sitio son de carácter educativo, no deben ser tomados como diagnóstico. Consulte con su médico o un especialista de la salud calificado.