¿Cuánta agua debo beber?

Seguramente has escuchado que debemos beber 8 vasos de agua al día, sin embargo, esto no es del todo cierto. Tus necesidades individuales de agua dependen de muchos factores, incluida tu salud, qué tan activo eres y dónde vives.


Conozcamos algunos de los beneficios de tomar agua

- El agua es un componente fundamental de todas las células de nuestro cuerpo y representa aproximadamente del 50 % al 70 % del peso corporal. Tu cuerpo depende del agua para sobrevivir.
- Hidrata tu piel
- El agua elimina los desechos de nuestro cuerpo a través de la orina, el sudor y las heces.
- Mantiene la temperatura de nuestro cuerpo a niveles normales
- Sirve como barrera de protección a órganos de nuestro cuerpo
- Lubrica y amortigua las articulaciones
- Evita que nuestros ojos y mucosas se resequen.
¿Cuánta agua necesitas?

Debido a que constantemente perdemos agua a través del sudor, la respiración, las secreciones, la orina y las heces, necesitamos reponer el suministro de agua a través de diferentes alimentos y líquidos.

La cantidad de líquidos que necesitamos, no solo se obtiene del agua pura, sino que también lo obtenemos de alimentos y diferentes tipos de bebidas.

- El estimado de líquidos que un hombre necesita son aproximadamente: 3,7 litros de líquidos al día
- Y para las mujeres: aproximadamente 2,7 litros de líquidos al día para las mujeres

Estas recomendaciones cubren los líquidos del agua, otras bebidas y los alimentos.
Aproximadamente el 20 % de la ingesta de líquidos diaria suele provenir de los alimentos y el resto de las bebidas.
Para algunas personas la ingesta de 8 vasos de agua al día puede ser muy poco, y para otras puede ser mucho. Es por eso que la mayoría de las personas sanas pueden mantenerse dentro de los niveles adecuados de hidratación haciendo caso a sus instintos de beber agua y otros líquidos siempre que sientan sed.
La ingesta total que necesitamos de agua varia también dependiendo de los siguientes factores:

- Ejercicio. Al sudar necesitas reponer mayor cantidad de líquidos. Bebe agua antes, durante y después del ejercicio.

- El entorno. Un clima cálido te hace sudar y necesitar más agua.

- Tu salud. Al tener fiebre, diarrea o vómitos pierdes líquidos por lo que necesitas hidratarte más de lo usual, los médicos recomiendan sales de rehidratación oral para estos casos. Otras afecciones que pueden requerir una mayor ingesta de líquidos son las infecciones de la vejiga y los cálculos de las vías urinarias.

- El embarazo y la lactancia. El cuerpo del feto en formación necesita agua, así mismo el líquido amniótico esta fundamentalmente compuesto por ella, y en la lactancia, para producir la adecuada cantidad de leche se necesita una buena hidratación.